El pasado viernes 1 de diciembre tuvo lugar el primero de los encuentros previstos dentro del proceso de recuperación de la memoria y la identidad del área EDUSI las Cigarreras. Como habíamos anunciado, este evento pretendía recuperar la memoria topográfica de uno de los espacios incluidos en esta zona a partir de la recreación mediante curvas de nivel, cedidas por la empresa valenciana Miarco, de la orografía original.

Esta escenografía sirvió para que, más tarde, los niños y niñas de la zona reconocieran los valores naturales que se encontraban presentes en esta ladera del monte Tossal antes de su urbanización hace más de un siglo y medio. Así lo explican los compañeros de Grupo Aranea:

Hoy en día, nuestros hijos viven diariamente experiencias “extraordinarias.Su infancia es un continuo tránsito de vivencias estimulantes, donde la ausencia de éstas es casi lo excepcional. Un sinfín de cumpleaños en parques de bolas, visitas a Disney World, Terra Natura, fiestas de Halloween, la Casa de Santa Claus, talleres de Robótica… el listado es interminable. 
Los niños están construyendo en base a estas vivencias su memoria, sus afectos y su señas de identidad.
Es difícil encontrar entre todas estas actividades alguna que hable de lugar, de ciudad, del espacio donde viven. Las ciudades cada vez son menos disfrutables. Los niños apenas establecen lazos afectivos con sus plazas y calles, porque son simplemente el lugar donde sus coches transitan para llevarles de un sitio a otro. Desconocen su historia, sus secretos, sus “tesoros”…
Y algo que no se conoce, no se quiere, no se cuida.
Esos niños crecerán y su ciudad no formará parte de su “memoria entrañable”.

El pasado viernes 1 de diciembre, los niños del barrio de Santa Isabel se metieron en una Maquina del Tiempo que les llevó 150 años atrás y descubrieron que, bajo el caucho de la plaza Oliveretes, estaba la ladera del Monte Tosal.

La plaza se inundó de curvas de nivel y los niños se convirtieron en los ocupantes de la plaza de hace 150 años. Saltamontes, lagartijas, escarabajos y culebras recorrieron la plaza sorteando las dificultades de la complicada topografía con sus superpoderes.

Aquí tienes unas con unas fotos y un vídeo resumen del evento:

Os recordamos que el próximo sábado 9 de diciembre tenemos una cita en el segundo de los encuentros del plan, con un almuerzo intercultural y talleres infantiles en el Paseo Campoamor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *